Nueva Ley de Plurilingüismo

Hoy se ha publicado en el DOGV la nueva Ley de Plurilingüismo, aprobada en Les Corts el pasado día 14 de febrero que fijará, a partir de septiembre, el peso de las lenguas oficiales y del inglés en la enseñanza no universitaria. La ley, aprobada sin las propuestas realizadas por padres y alumnos, se aplicará de forma progresiva desde el próximo curso y fija un mínimo del 25 % de horas lectivas en castellano y valenciano, y de entre el 15 % y el 25 % para el inglés.

Dercargar decreto ley…

La nueva ley establece que en todos los colegios públicos y concertados al menos el 25% de las horas lectivas durante la educación obligatoria se impartirán en castellano y otras tantas en valenciano. En cuanto al inglés (o la lengua extranjera elegida) oscilará entre el 15% y el 25%, a elección del centro. Lo mismo pasará con el tiempo restante, para cuya asignación existirá autonomía.

Todo se plasmará en el Proyecto Lingüístico de Centro (PLC), que las escuelas deben adaptar y enviar a la conselleria antes del 16 de marzo. Cuando empiece la admisión de alumnos los padres deben saber qué proyecto se aplica. En el caso de la etapa de Infantil (de 3 a 6 años), el inglés se fija en un 10% del horario de clase, mientras que en Bachillerato se establece una horquilla de entre el 10% y el 25%.

A diferencia del anterior decreto suspendido, no se obliga a elegir más carga horaria en valenciano para poder acceder a una mayor exposición al inglés, ni existen titulaciones automáticas más altas en función del nivel elegido de lengua propia. Sin embargo, la ley también incluye una discriminación positiva del valenciano. La conselleria promoverá que los centros vayan hasta un porcentaje del 50% de valenciano y del 25% de inglés. Para ello, se prevé una serie de incentivos: dotación de profesorado adicional formado en estas lenguas, promoción de actividades extraescolares y complementarias o puesta en marcha de planes específicos de formación docente.

Exactamente la ley dice que todos los centros tendrán acceso a estas medidas, aunque se fija un orden de prioridad: en primer lugar figuran las escuelas con mayor número de alumnado no valencianohablante, en segundo lugar aquellas que escolaricen a mayor número de estudiantes en riesgo de exclusión, en tercer lugar las que tengan más volumen de alumnos recién llegados y en cuarto lugar las que «promuevan la normalización del valenciano y la mejora de la competencia en lenguas extranjeras mediante los tiempos curriculares determinados en el artículo 11», que son el 50% y el 25% respectivamente. Lo que quiere decir es que no se obliga a coger más valenciano para poder ofrecer más inglés, pero sí para tener prioridad en el acceso a recursos adicionales.

La aplicación de la ley es progresiva. El curso que viene los porcentajes que fijen los centros en el PLC se aplicarán ya a los tres cursos de Infantil y a 1º y 2º de Primaria. En el 2019-2020 llegará al resto de niveles de Primaria y a los centros de Educación Especial (que tienen una regulación específica) y en el 2020-2021 a la ESO, Bachillerato, FP y Formación de Personal Adultas.

En cuanto a cómo y quién adapta el PLC a la ley, el decreto establece que en los centros públicos será un procedimiento participativo basado en cuestiones pedagógicas, aunque la propuesta final la elevará la dirección a la conselleria para su aprobación, siendo necesario el visto bueno del consejo escolar del centro por mayoría de dos tercios de los miembros. Si no se alcanza, decidirá la conselleria «de acuerdo con las evaluaciones y el contexto socioeducativo y demolingüístico del centro».

En el caso de los centros privados concertados, la elaboración, la solicitud de autorización y la coordinación del PLC corresponde a la titularidad del centro, oído el consejo escolar.


Otro de los cambios sustanciales es que a medida que se vaya aplicando la ley irá desapareciendo la llamada doble línea, es decir, la convivencia en el mismo centro de grupos que se forman con mayoría de asignaturas en valenciano con otros que lo hacen con mayor presencia del castellano. Por lo tanto, todos los alumnos de la misma escuela se regirán por los mismos porcentajes lingüísticos.

Además, la ley obliga a los centros que ya tienen un programa de enseñanza en valenciano, a mantener, como mínimo, el mismo porcentaje de horas en la lengua propia. No aclara qué sucede con los que funcionan con doble programa.



*es un ejemplo, no tiene que corresponder con la elección del centro*es un ejemplo, no tiene que corresponder con la elección del centro.


El Foro por el Derecho a Elegir Lengua Vehicular, integrado por la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (Concapa CV), de la que AMPA Sagrado Corazón es miembro, Covapa (padres y madres de la pública) y la Asociación Idiomas y Educación– ha alegado que existe un “rechazo social” y por ello ha urgido a Puig a mantener un encuentro y hasta noy no ha encontrado respuesta en la Conselleria de Educación y advierte que “tomar medidas precipitadas y sin el consenso de los padres y madres provocarán una nueva fractura social“, ya que existe “malestar, preocupación y desconcierto en las familias” ante una ley que busca la implementar el valenciano “sin dar libertad para que los alumnos elijan su lengua materna y opten por la línea vehicular en castellano o en valenciano”.

Desde Concapa están relanzado varias campañas de recogida de firmas en una red social para hacer llegar al Consell el clamor de una parte importante de la comunidad educativa a la que se le está dando la espalda y que solo pide que se respete su libertad de elección.

Pulsa aquí para acceder a la petición de firma…

 

Pulsa aquí para acceder a la petición de firma…

 

Desde AMPA os estaremos informando de todas las novedades acerca de el nuevo decreto ley de plurilingüismo de la Comunidad Valenciana.

Un saludo.

 

0